TOP

La innovación es clave para la infraestructura a prueba de clima

Fuente original:  ICDRI
Foto – istock
Por: Abinash Mohanty and Shuva Raha

La infraestructura es intrínseca a todos los aspectos de nuestras vidas. Sin embargo, tendemos a considerar la infraestructura solo como activos discretos, como carreteras y edificios, en contraposición a conjuntos colectivos de sistemas y servicios que deben funcionar en sincronía continua para proporcionarnos alimentos, agua, alojamiento, energía, transporte, telecomunicaciones, gobernanza, etc. y seguridad. Las interrupciones de estos sistemas de infraestructura pueden tener consecuencias devastadoras.

 

Una reciente explosión de un glaciar se cobró decenas de vidas y dañó dos proyectos hidroeléctricos en Uttarakhand, India, mientras que un raro vórtice polar en Texas desconectó grandes franjas de las redes de energía durante días, dejando varados a ciudadanos sin electricidad, agua y calefacción.

 

No solo nuestros bancos, aeropuertos e infraestructura de transporte están conectados en red, sino que cada vez más los activos de energía, educación, seguridad, salud y protección también se entrelazan a través del dominio cibernético. Las compuertas contra inundaciones gestionadas de forma remota, los sistemas de alerta temprana, la gestión de residuos, los sitios sociales para la recopilación de información de seguridad y la tecnología espacial para realizar evaluaciones de daños, entre otros, ahora forman parte de un sistema complejo y conectado.

 

Los números dicen mucho. El gasto mundial anual actual en infraestructura es de aproximadamente 5 billones de dólares y se espera que aumente exponencialmente a 90 billones de dólares para 2030. El Carbon Disclosure Project estima que los activos por valor de 1 billón de dólares estarán en riesgo debido al cambio climático durante los próximos cinco años, con la industria de servicios financieros representa el 80 por ciento de esta exposición.

 

La protección contra el clima de activos de infraestructura críticos y costosos requiere dos acciones urgentes. Primero, los países deben invertir en innovación impulsada por tecnologías emergentes para reducir los costos, aumentar la resiliencia y mejorar la gestión de la infraestructura. En segundo lugar, deben estandarizar las innovaciones para que se puedan implementar a escala en todas las geografías con una personalización mínima y diferencias de costo.

 

Las innovaciones del sistema, tecnológicas y financieras para la infraestructura resistente a desastres (DRI) [1] , incluida la infraestructura resistente al clima (CRI) [2] , están ganando terreno.

 

Varios países tienen programas en curso en centros tradicionales de I + D, así como en empresas emergentes propiedad de “infra-emprendedores” con conocimientos digitales que aprovechan las tecnologías de vanguardia.

 

Las innovaciones del sistema pueden ayudar a predecir y prepararse mejor para eventos climáticos adversos

 

Las políticas faltantes, débiles o redundantes y los supuestos no científicos se encuentran entre los mayores desafíos para construir DRI / CRI. Este es especialmente el caso de las naciones en desarrollo, que también son las más vulnerables al riesgo climático. La integración de marcos administrativos progresivos que atiendan específicamente a los sistemas de infraestructura resilientes con las políticas económicas y de infraestructura nacionales, y la mejora de la capacidad del estado para predecir y responder a eventos climáticos adversos, conducirá a respuestas concertadas por parte de los gobiernos y las comunidades.

 

Las innovaciones del sistema podrían mejorar el seguimiento y la evaluación de las políticas y acciones mundiales, nacionales y subnacionales. El Consejo de Energía, Medio Ambiente y Agua (CEEW) y sus socios están desarrollando un Atlas de Riesgo Climático para la India con una resolución granular de 25 km para identificar, evaluar y proyectar mejor los riesgos crónicos y agudos como eventos climáticos extremos, estrés por calor y agua. , pérdida de cultivos, enfermedades transmitidas por vectores y colapso de la biodiversidad.

 

Un índice CRI de innovación unificada (UI-CRI) ayudará a estandarizar las innovaciones

 

Las innovaciones de DRI / CRI de alta tecnología están aprovechando nuevas tecnologías en rápida evolución, como big data, realidad aumentada, imágenes remotas, drones y vehículos aéreos no tripulados, nanotecnología, Internet de las cosas (IoT) e Industria 4.0. Deben estar estandarizados a las normas globales para permitir integraciones eficientes con los sistemas de infraestructura existentes y futuros en todo el mundo, con adaptaciones basadas en las necesidades para variables locales como características geográficas, prioridades nacionales y capacidades económicas y operativas.

 

La Coalición para la Infraestructura Resiliente ante Desastres (CDRI) debería asociarse con sus contrapartes financieras como la Coalición de Inversiones Resilientes al Clima (CCRI) y el Banco Mundial para instituir un Índice CRI de Innovación Unificada (Índice UI-CRI) que comprenda un conjunto uniforme de parámetros para medir las innovaciones en una escala estandarizada. Con el apoyo del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015 – 2030, dicho índice podría democratizar rápidamente las innovaciones de DRI / CRI y alentar la participación y el financiamiento del sector privado.

 

Las innovaciones financieras deben integrar los riesgos climáticos en la toma de decisiones de inversión

 

El desarrollo de instrumentos innovadores de financiación de riesgos para DRI / CRI es otra necesidad urgente. Las opciones actuales, como los bonos catastróficos, que se utilizan para el financiamiento de infraestructura por economías en desarrollo como Perú, Chile, Colombia y México, se centran en la transferencia y retención de riesgos para eventos de alta frecuencia / alto impacto. Estos bonos son costosos, a veces cuestan el doble de los pagos, y no se adaptan a eventos de baja frecuencia / bajo impacto, que necesitan financiamiento asequible, accesible y localizado.

Las innovaciones financieras que integran los riesgos climáticos físicos (ITP) en la toma de decisiones de inversión ayudarán a reducir el costo de financiamiento y aumentarán el despliegue de tales instrumentos. Los modelos de asociación público-privada (APP) hechos a medida para financiar proyectos de DRI / CRI podrían ofrecer mecanismos efectivos de transferencia de riesgo a través de garantías soberanas al tiempo que brindan acceso a un fondo de inversión global.

 

El ecosistema de innovación emergente de la India debería desarrollar sistemas de infraestructura resistentes al clima.

 

En el escenario global, India ha adoptado de manera proactiva la innovación conjunta multilateral como miembro fundador de Mission Innovation (una coalición global de 24 países, lanzada en la COP21 en París), y lanzó el CDRI en la Cumbre de Acción Climática de la ONU de 2019. En casa, la histórica Política de Ciencia, Tecnología e Innovación (STIP) 2020 , y misiones nacionales como Start-up India y Atal Innovation Mission (que incluye un ‘Laboratorio de Tinkering’ para estudiantes), tienen como objetivo desarrollar el temperamento científico y la creatividad. y fomentar un espíritu de “infraeuropeo”.

 

Este enfoque renovado en la innovación proporciona el telón de fondo perfecto para una mayor investigación e inversión en desastres y resiliencia climática en India, que se estima que ha sufrido pérdidas de casi USD 80 mil millones debido a eventos climáticos extremos en las últimas dos décadas.

 

Invertir en DRI / CRI y servicios relacionados y desarrollar la capacidad mediante el aprovechamiento de las innovaciones tecnológicas y financieras del sistema puede proteger mejor no solo al público, sino también a los activos económicos críticos para el crecimiento y el desarrollo nacional.

 

Abinash Mohanty es líder de programa y Shuva Raha es directora de nuevas iniciativas en el Consejo de Energía, Medio Ambiente y Agua, una institución independiente de investigación de políticas sin fines de lucro.

Los puntos de vista y opiniones expresados ​​en este blog son los del autor y no reflejan necesariamente los de la Coalición para la Infraestructura Resiliente ante Desastres (CDRI).

 

 


[1] DRI también aborda el riesgo de desastres debido a peligros geofísicos y geomorfológicos como terremotos, deslizamientos de tierra, tsunamis y actividad volcánica.

[2] La infraestructura resiliente al clima (CRI) se planifica, diseña, construye y opera para anticipar, prepararse, adaptarse y recuperarse rápidamente de las interrupciones causadas por las condiciones climáticas cambiantes.

Fuente original (inglés):  ICDRI

Publica un Comentario